Archivo | Arrebatos Versificados RSS feed for this section

‘Mil veces, o infinito o para siempre’

12 Ene

XV 

Quisiera dividirme en mil pedazos
para contemplarte desde mil perspectivas.
Mil ángulos, curvas, declives y esquinas.
Tú alrededor de mil veces,
y en mí refrescándose mil alegrías.

Deshacerme en mil trozos míos
para que escuches la locura por ti de mil corazones.
Observarte a través de mil semblantes, tener por ti mil motivos,
mil ensueños que me digan
que estoy loco mil veces
por tu innata sonrisa.

Mil existencias de mí, sólo añoro eso:
para adormilarte con mil besos quemantes, mil caricias perdidas,
y a través de mil bocas besarte,
y a través de mil voces decirte
mil veces tu nombre
mil veces ‘Vuelve’,
mil veces ‘No demores,
que quiero amarte.’

Y si desde mis mil versiones asimilo tu llegada,
a la distancia de mil pasos detenida.
Mil de mí correrán para abrazarte,
y entre mil besos despiertos decirte
mil veces tu nombre,
mil veces ‘Te amo’,
mil veces ‘Mil veces,
o infinito, o para siempre’.

Perspectivas de amor en la lejanía

25 Dic

XIV 

Faltan 19 segundos para que me abrace la medianoche…
Solo…, en el borde de la cama, no me queda más que mirar hacia el horizonte y allí contemplarte en un punto teñido en la pared.
Es una mancha diminuta perdurable, estática, que ni se aleja ni se acerca.
Allí te encuentro.
En la distancia estás, a lo lejos del enfoque de mi mirada, del calor de mí.
Es una redondez visible que me recuerda lo pequeñinamente vivido contigo.

Pienso que tienes frío, coetáneo como el que ahora siento.
¿Acaso será la distancia que nos hiela?
¿Acaso seré yo el que esté lejos?
¿Seré el punto teñido, y tú en el otro extremo sentada en el borde de la cama?
¿Acaso cuando miras hacia tu horizonte me ves de igual manera… como un punto, en la pared, teñido?
¿Qué nos separa?

Pero si tu regreso culminara en una eterna despedida
o en una ausencia despiadada capaz de borrar de la pared tu negrura…,
mejor quédate dónde estás, aunque el frío me quiebre los dientes.
Quédate donde pueda verte siempre antes o después de la medianoche.
Así sabré que todavía me vives.
No me queda más por ahora que conformarme con la lejanía…,
porque así también Dios nos ama
y nos contempla desde Su Reino… como puntos teñidos.

Agonía de Pasada

27 Sep

XII
Llovízname despacio con la boca que Dios te ha regalado.
Y no me gotees con sombras, o con frío…,
sino hirviente como niño nacido.
Gota a gota como la demora de los días.
No dejes que agonicen solitarios mis labios.
Revívelos con el soplo de tu aliento, de la misma forma Dios hizo contigo.

Recuerda que el olvido del regador acrecienta la aridez de la tierra.
No permitas que antes de levantarme, la piel de mis labios se haya surcado sola.
Si no ennegreces el cielo de tu boca,
si no tumbas en cascada la llovizna de tu toque…,
entonces, convierte la nube de tus labios en granizo,
reviéntame con su fuerza y pulveriza toda mi boca,
y no dejes rastro de ella…, porque no sirve.

Tres poemas primitivos

18 Feb

 

III
Masa
Masa: ¡qué rico es ser masa!
Me embadurno de ella.
La masa es tierra negra, infeliz y fea,
marginada y suculenta.
Qué sabrosa es la prostituta de la masa,
cual despeja el comer al de la boca llena.
Libertad es masa.
¡Soy libre! ¡Soy tierra negra! ¡Soy infeliz y fea!
¡Soy marginada y suculenta!
¡Soy masa!
Masa: ¡qué rico es ser masa!
¡Soy infeliz!
¡Soy masa!
¡Qué rico es ser infeliz!
¡Umm! ¡Qué rico es ser masa!
Masa

 

IV
De tiempo en tiempo me llamas.
Oír tu voz…, ¿hoy?, ¿de noche… nueve a doce? ¿Cuándo?
Me pregunto: por qué te tardas tanto.
En la espera azota en mí la impaciencia
que me invita a pensar que ya no me quieres.
Quieres no…, ¿escucharme?, ¿verme?, ¿tratarme?
Pero llamas: ¿qué razón existe…? No sé.
¡Qué redes nos entrama la vida!

De tiempo en tiempo me llamas.
Suena el teléfono…
¡Desesperación enfermiza!
¡Confusión misteriosa!
¡Curiosidad de esperanza!
Y lo contesto…
No eras tú: no soy yo. Posted by Picasa

 

V (Poema melodramático que hay que leerlo hasta el final)

¿Por qué todos me quieren tanto?
Creo que sólo ha sido el dedicarles un algún tiempo cálido.
Los amo a todos.
Te amo, hija.
Te amo, Dios: gracias por darme esta linda vida.

Todo lo que he escuchado de ti ha sido tan hermoso.
Tus cuentos, tus improperios, tus bromas, tu risa.
Por ello por ti me desvivo, te adoro, te valoro y tanto te cuido.
Por eso fuiste elegida como mi fiel y amada esposa, amiga.

Reclamo tu mirada cada día.
Tu presencia me sirve de armadura.
Eres el propósito de vida, la restauración de mi muerte.
Para que no haya algo que nos desuna,
lucharía, lucharía.

No puedo creer cuánto he compartido contigo, papá.
Hemos dialogado hasta el hastío.
Hemos elaborado enormes e imprescindibles temas.
Siempre admiré tu elocuencia, tu confianza, tu inteligencia.

Madre, hemos vivido tan bien, tan en paz.
Nos amamos intensamente.
Uno sin el otro, jamás; siempre juntos.
Te he honrado tanto, madre.
Tanto que ya tengo ganado el cielo.
Me he descarnado por verte tan feliz.
Soy lo que querías que yo fuera…
Soy lo que querías que yo fuera…
Soy lo que querías que yo fuera…
¡Qué mierda! Ya comienza a írseme la nota de esta rica marihuana.

Bienvenidos a Mi Barato Poemario

2 Feb
 

Visitantes amig@s, blogluer@s, lectores/as y poetas/isas:

Por medio de este blog, publicaré un compendio de poemas primitivos y sensibles. Motivado por inspiraciones o repentinas asociaciones que surgen al azar o de improviso, voy a ejercitarme o a experimentar en el campo de la poetización.  Por tanto, les doy la bienvenida y doy inicio a esta colección de poemas simples que la llamaré (primordialmente por ser gratis)…

Mi Barato Poemario